Cabo de Gata, más allá de la realidad - Margarita González
 

La quietud sumergida
respira lentamente en la hora de la siesta

las flores de la pereza
tiemblan con las alas de las gaviotas

lejos se escucha un motor
que rompe la espesura somnolienta

 
 
atras   adelante
 
 
1/14