Viaje a China - Margarita González
 
 
atras   adelante
 
 
2/12
 
   
A través de la ventana del autobús veía a la gente en actitudes cotidianas: pedaleando en bicicleta, regando el arroz y las castañas de agua, transportando pequeñas mercancías en balancín, comiendo fideos de arroz en cuclillas o trabajando con pico y pala el suelo de la carretera. De fondo se oían gritos, motores y megafonía. Así China aparecía tras las ventanillas del autobús como en una película, cuya música fuera el estrépito de las piezas mecánicas del vehículo y los bocinazos del claxon. Por fin el autobús se detuvo, bajé, me alejé y llegué a un embarcadero. No había nadie, sólo silencio y quietud, parecía un espejismo en este bullicioso país.