Viaje a China - Margarita González
 
 
atras   adelante
 
 
5/12
 
   

Si hubiera un lugar en China del que no quisiera partir, este sería el río Lijiang. Se trata de un antiguo fondo marino, donde el agua es un espejo, un papel en blanco para las aguadas de tinta y las acuarelas que reproducen este paisaje. Aquí, las colinas emergen de un suelo plano y los campesinos salpican las orillas formando grafismos caligráficos. A lo largo de la singladura, los bueyes de agua y los niños intentan tocar el barco, donde los viajeros evocan unos sencillos versos:

Cuando navego por el río Lijiang
Me pregunto por qué están las colinas flotando en el río