Viaje a China - Margarita González
 
 
atras   adelante
 
 
8/12
 
   
Todos los años los monzones, y de vez en cuando el tifón, derriban parte de los miles de carteles anunciadores, que sobrevuelan las cabezas de los hongkoneses. Nadie hace nada por impedirlo, los comerciantes siguen colgando los carteles y abandonándolos después de cerrar su negocio. Así, estos objetos, que conforman el paisaje urbano, penden como espadas, que de vez en cuando caen sobre alguien. Los ciudadanos sortean en su frenético ir y venir estos castigos, creen que son el resultado de contravenir las normas del Feng Shui, doctrina taoísta que organiza la convivencia entre hombres y espíritus.