Viaje a China - Margarita González
 
 
atras   adelante
 
 
9/12
 
   
Lenta y sinuosamente, navego por un agua triste y estancada. Apenas se ve gente en los sampanes de la bahía de Aberdeen, en su lugar, solo hay signos de precaria habitabilidad. El telón de fondo de este mundo de viviendas flotantes, está formado por rascacielos fantasmales recubiertos de andamios de junco. En algún hueco oscuro se distingue con dificultad a un “tanka” vestido de negro, que come arroz en cuclillas, el rugir de la ciudad es su única compañía. Me resulta impúdico acercarme a las barcazas teniendo una piel blanca, pues tradicionalmente se ha considerado a los “tankas” personas indignas.