Egipto, la mirada en el tiempo - Margarita González
 
 
atras   adelante
 
 
2/15

Al principio era el frío y oscuro océano, el universo de energía sin orden ni límite que en su vibración engendró a Atún, dios esencial del antiguo Egipto. Después desapareció la oscuridad y a partir de ese momento todo fue un presente destinado a revitalizar con símbolos el instante primero. Un tiempo dedicado a construir el pensamiento comunitario en la trascendencia. Dios se revela en Egipto como un violento haz de luz, que mantiene a una civilización como en el primer momento del resplandor. De igual modo, el espíritu egipcio se plasma en el rayo piramidal que emerge del desierto, proyecta su vértice más elevado en línea de fuga, atraviesa el Sol y se dirige al infinito.