Egipto, la mirada en el tiempo - Margarita González
 
 
atras   adelante
 
 
4/15

El rostro de Mereruka está destrozado. Le hubiera gustado que el Ka o doble de su espíritu llegara a él después de muerto, le mirase a los ojos de cuarzo de su efigie funeraria y le abriera las puertas de la inmortalidad. Mereruka, visir de la VI dinastía, había sido enterrado por su mujer y sus hijos en pleno desierto en una hermosa mastaba de la necrópolis de Sakkara. Hasta allí había llegado el doble de su espíritu buscando su mirada. El Ka que recorrió cada una de las treinta habitaciones, corredores y pasadizos, traspasó falsas puertas hasta encontrar la idealizada y simbólica efigie de Mereruka y frente a ésta buscó inútilmente sus ojos.