Palencia, regreso a Ítaca
 
 
atras   adelante
 
 
13/15

La torpeza de nuestras mentes impide que reconozcamos a simple vista la naturaleza de las cosas.

Ciegos y sordos, buceamos en laberintos que tardamos toda una vida en recorrer y desentrañar. Desatentos, ignoramos los nuevos caminos que se abren, y a los que llegamos siempre tarde. Necesitados, buscamos símbolos y señales de lo que no comprendemos para seguir adelante. Pero al final, nos toca volver atrás. Somos incapaces de entender aquello que nos envuelve, aunque se acerque hasta quitarnos el aire.