Palencia, regreso a Ítaca
 
 
atras   adelante
 
 
15/15

Volver cargados de consciencia y fluir por las calles de la ciudad aviva el recuerdo y lo reviste de la diáfana normalidad que ilumina el presente.

El estilo del interior de las viviendas se prolonga en el espacio público, reflejando el carácter de sus habitantes. Sorprende encontrar tantos lugares idénticos a los de la memoria y observar cierta resistencia a los cambios. Ahora que nuestra vida vuelve a ser frágil como en la infancia, es hermoso recordar en estas calles, que hubo un tiempo en el que fuimos cuidados por otros.