Sevilla, ciudad interior - Margarita González
 

Nos protegen las tapias
hasta que sentimos el deseo de saltarlas

 
 
atras   adelante
 
 
5/13