Sicilia, la isla de las ventanas ciegas - Margarita González
 
 
atras   adelante
 
 
4/13

Las notas de un músico callejero, despiertan a los palacios de su eterno sopor. Pero no podrán revivir a los hombres que cayeron al pie de sus muros. Las sirenas de la policía se han disuelto entre el murmullo de las calles, y Palermo recobra la voz de los ciudadanos. Hoy, primero de mayo, los trabajadores rememoran una fiesta ensombrecida por la crisis económica. En la Europa del sur estamos soportando una decadencia que fue construida con las piedras de la corrupción.