Sicilia, la isla de las ventanas ciegas - Margarita González
 
 
atras   adelante
 
 
9/13

Late una rítmica luz sobre el blanco del papel. La linterna que tengo en mi pecho amplifica el pálpito interior. En la estancia, la iluminación es tenue y en mis manos, el artículo póstumo sobre Leonardo Sciascia, tiene el brillo de un terciopelo morado. Fuera del hotel, llueve sobre Catania y la solemnidad del basalto se vuelve charol. Bajo la intensa luz, me deslumbra la negra filigrana de palabras escritas, sobre folios que se apoyan en sábanas. Afuera, el volcán amenaza con vestir de luto Sicilia.