Metamorfosis del Zapillo almeriense - Margarita González
 
 
atras   adelante
 
 
6/12

La plenitud del viento y la luz desbordan los rincones del alma en el espigón de los gatos. Allí, el silencio se hace inmenso e íntimo a la vez, arrullado por los sonidos del mar. Los que acudimos cada tarde a esta cita, sentimos tal respeto por la soledad del otro, que apenas nos miramos. Se han acercado dos hombres, para decirme que si estoy sola será por un desengaño y que con Dios, nunca me sentiré abandonada. Adiós a la emoción que provoca el último resplandor de un día tan hermoso, adiós a la bella sensación de inmensidad, al silencio y a la paz. En los carteles del Zapillo se anuncia que “Pronto llegará la V cruzada de los milagros al parque de las Almadrabillas”.